CAPACIDAD PARA SER COMERCIANTE, REQUISITOS PARA SER COMERCIANTE, TIPOS DE COMERCIANTES

CAPACIDAD PARA SER COMERCIANTE

COMERCIANTE:

En el Art. 10 del código de comercio se establece que “Son comerciantes los que teniendo capacidad para contratar hacen del comercio su profesión habitual, y las sociedades mercantiles”  
Toda persona física o moral tiene el derecho a ser comerciante siempre y cuando no exista disposición contraria en la ley. Es considerada una garantía constitucional que cualquier persona puede dedicarse a la actividad lucrativa de su preferencia sin otra limitación que las establecidas por la ley y la constitución.
El comerciante debe tener la capacidad necesaria para obligarse y enajenar, pues, tanto en materia comercial, como en el derecho común, la capacidad es la regla y la incapacidad es la excepción.



CONDICIONES PARA SER COMERCIANTE:

·         Condiciones estipuladas por el Código de Comercio:

Para ser comerciante se debe ser mayor de edad, sin embargo, un menor con 17 años cumplidos pueden ser comerciante si está debidamente emancipado o autorizado por su padre a ejercer el comercio o ha sido emancipado.

·         Condiciones estipuladas por la jurisprudencia y la doctrina:

La constitución consagra como uno de los tantos derechos inherentes a la personalidad humana, la libertad del trabajo, en la cual está comprendida la capacidad de goce del derecho de hacer comercio. Tal pues, la regla parto todo el mundo, extranjeros y nacionales. Con dos restricciones: una a ciertas personas y otra a determinados negocios.


REQUISITOS PARA SER COMERCIANTE:
Para ser comerciante debe reunir los siguientes requisitos:

·         Capacidad de ejercicio de los actos que la ley considere comerciales.
·         Realización habitual de esta actividad.
·         Ejercicio en nombre propio.

No tienen capacidad para ser comerciantes:
·         Los menores no emancipados.
·         El menor emancipado que puede ser autorizado para comerciar, tal como lo establece el código de comercio
·         Los inhabilitados legalmente.


TIPOS DE COMERCIANTES:

Existen dos tipos de comerciantes:

·         El comerciante ocasional: sujetos accidentalmente de comercio.
·         El comerciante habitual: el mismo comerciante.

Adquiere capacidad plena a los 21 años. Régimen común a varones y mujeres entre los 18 y 21 años.

·         Personas físicas no comerciantes: Todas las que realizan actos de comercio sin la profesionalidad requerida en el art. 1

·         Personas jurídicas no comerciantes: Sólo las sociedades comerciales y las sociedades cooperativas deben ser consideradas comerciantes, las demás son las no comerciantes.

·         Personas jurídicas comerciantes: Sólo las sociedades comerciales y las sociedades cooperativas. No se requiere el ejercicio efectivo de actos de comercio con carácter profesional. Bastará la mera circunstancia de la constitución de las mismas, bajo algunos de los tipos previstos por la ley.


ADQUISICIÓN, CONSERVACIÓN Y PÉRDIDA DEL CARÁCTER DE COMERCIANTE:

Se adquiere por el ejercicio por cuenta propia de actos de comercio, haciendo de ello su profesión habitual.
Se conserva por el mantenimiento del ejercicio por cuenta propia de actos de comercio
Se pierde por haber cesado en el ejercicio por cuenta propia de actos de comercio
La inscripción en la matrícula otorga al individuo sólo una presunción de que es comerciante pero se prueba por el ejercicio de actos de comercio.

CAPACIDAD JURÍDICA PARA SER COMERCIANTE:
El comerciante debe tener la capacidad necesaria para obligarse y enajenar. Es necesario, pues, ser mayor de edad y encontrarse en pleno ejercicio de sus derechos para persona poder ser comerciante.

  1. Personas Incapaces.
Los incapacitados de una manera no pueden ser comerciante, tales como los interdictos judiciales o legales, las personas provistas de un consultor judicial (estas últimas pueden sin embargo, efectuar actos de comercio aislados), un menor de edad, personas discapacitadas mentalmente, o presas.

  1. Negocios prohibidos y restringidos a los participantes  
Consideraremos aquí a las personas físicas o morales, que, teniendo la capacidad para ser comerciante ya sea en goce de ejercicio, tienen una prohibición para ejercer el comercio.
a)    Los corredores. El art. 12 del C. de C., Fracción I y art. 20 de la Ley de Correduría, donde se prohíbe que el corredor público comercie por cuenta propia o sea comisionista.
b)    Los quebrados no rehabilitados. Los quebrados que no hayan sido rehabilitados según él dice el art 106, fracción I, de la Ley de Quiebra y suspensión de pagos: “los comerciantes en quiebra culpable o fraudulenta podrán además de ser condenados a no ejercer el comercio hasta por el tiempo que dure la condena principal”.
c)    Los condenados por sentencia ejecutoria por delitos contra la propiedad. Incluyendo estos: la falsedad, el peculado, el cohecho y la concusión.
d)    Los notarios públicos en función. Dado, precisamente, ser condición de fedatarios públicos, donde no pueden ser juez y parte a la vez, tienen por tanto prohibición expresa para ser comerciantes.


CAPACIDAD DEL MENOR DE EDAD PARA EL COMERCIO:

1.    Requisito exigido por el artículo 2 del Código de Comercio: Art. 2. - (Mod. por el art. 2 de la Ley No. 4999 del 19 de septiembre de 1958. G. O.8287)
Todo menor emancipado, del uno o del otro sexo, de diecisiete años de edad cumplidos, que quiera usar de la facultad que le concede el art. 487 del Código Civil de ejercer el comercio, no podrá comenzar las operaciones comerciales, ni ser reputado mayor en cuanto a las obligaciones que haya contraído por acto de comercio:
Si no ha sido previamente autorizado por su padre, o por su madre en caso de muerte, interdicción o ausencia del padre, o a falta de padre y madre, por acuerdo del consejo de familia homologado por el Juzgado de Primera Instancia en sus atribuciones civiles; si además el documento de autorización no ha sido registrado y fijado previamente en el Tribunal de Comercio del lugar en que el menor quiera establecer su domicilio.

2.    Ámbito de la Capacidad:
Artículo 6 del Código de Comercio- Los menores de edad, autorizados como queda dicho, pueden comprometer e hipotecar sus bienes inmuebles pueden también enajenarlos, pero conformándose a las formalidades prescritas por los arts. 457 y siguientes del Código Civil.

Art. 457 .- El tutor, aunque sea el padre o la madre del menor, no puede contratar en empréstito por cuenta del pupilo, ni enajenar e hipotecar sus bienes e inmuebles, sin que preceda a estos actos una autorización del consejo de familia. Esta autorización no se dará nunca si no reconoce por causa una necesidad absoluta o una utilidad evidente. En el primer caso, el consejo de familia no concederá su autorización, sino después de haberse hecho constar, en cuenta sumaria presentada por el tutor, que el dinero, muebles y rentas del menor, no bastan a cubrir sus necesidades.
El consejo de familia indicará en todo caso, los bienes y muebles que hayan de venderse con preferencia, y todas las demás condiciones que considere oportunas.

Art. 458.- Los acuerdos del consejo de familia que se refieran a este objeto, no se ejecutarán sino después de haber pedido y obtenido el tutor su aprobación ante el tribunal de primera instancia; éste resolverá en cámara de consejo y previo dictamen fiscal.

Art. 459.- La venta se hará en pública subasta, presidida por un miembro del Tribunal de Primera Instancia, o por un Notario comisionado al efecto, en presencia del pro-tutor; a ella deben preceder edictos fijados en la forma de costumbre en el Municipio. Cada uno de estos edictos será firmado y visado por el Presidente del Ayuntamiento en cuyo término se fije.

Art. 460.- Las formalidades exigidas en los artículos 457 y 458 para la venta de los bienes del menor, no son aplicables al caso en que por sentencia de un tribunal se hubiere acordado la licitación de bienes pro-indivisos a instancia de los copropietarios. Solamente, aun en este caso, la licitación no podrá hacerse más que en la forma prescrita por el artículo precedente: se admitirán en ella necesariamente los extraños.

Art. 461.- El tutor no podrá aceptar ni repudiar una herencia perteneciente al menor, sin estar autorizado para ello por el consejo de familia. En todo caso no se hará la aceptación, sino a beneficio del inventario.

Art. 462.- Cuando la herencia repudiada a nombre del menor no fuere aceptada por otra persona, podrá ser adquirida de nuevo, bien por el tutor autorizado al efecto por nuevo acuerdo del consejo de familia, o por el menor cuando llegue a la mayor edad; pero en estos casos debe recibirse en el estado en que se encuentre, y sin facultad de impugnar las ventas u otros actos ejecutados legalmente durante el tiempo en que estuvo sin aceptarse la herencia.

Art. 463.- El tutor no podrá aceptar las donaciones hechas al menor, sin estar autorizado por el consejo de familia. Producirán respecto del menor, los mismos efectos, que si se hubiesen hecho a una persona mayor de edad.

Art. 464.- El tutor no podrá entablar demandas relativas a los derechos inmobiliarios del menor, ni asentir a las demandas relativas a los mismos derechos, sin autorización del consejo de familia.

Art. 465.- La misma autorización será necesaria al tutor para provocar una partición; pero podrá, sin necesidad de aquella, contestar a demandas de particiones propuestas contra el pupilo.

Art. 466.- Para que la partición produzca respecto del menor todos los efectos que tendría si se refiriese a mayores de edad, deberá practicarse judicialmente y previa tasación hecha por peritos nombrados por el tribunal de primera instancia donde se haya abierto la sucesión.
Los peritos, después de prestar ante el presidente del mismo tribunal, u otro juez delegado por éste, el juramento de desempeñar bien y finalmente su encargo, procederán a la formación de lotes, que se sacarán por suerte, a presencia de un miembro del tribunal o un notario designado por éste, y que hará la entrega de los lotes. Cualquiera otra partición se considerará provisional.

Art. 467.- El tutor no podrá celebrar transacciones en nombre del menor, sin haber sido autorizado por el consejo de familia, asesorado del dictamen de tres abogados designados por el fiscal del tribunal de primera instancia. La transacción no será válida sino después de haber sido confirmada por el tribunal de primera instancia, previo dictamen del fiscal.

Art. 468.- El tutor que tenga motivos graves de queja sobre la conducta del pupilo, podrá dar conocimiento de estos hechos a un consejo de familia y, si por éste se le autoriza, solicitar la reclusión del menor conforme a la establecido sobre este punto en el título de la patria potestad.

2.    Pérdida de capacidad.
El pude obligarse, efectuar préstamos y enajenar valores mobiliarios, siempre que sus compromisos no sean extraños al comercio. Sin embargo, para la enajenación de los bienes inmuebles se deben cumplir las formalidades establecidas en el art 457 del Código Civil, relativos al menor.

CAPACIDAD DE LA MUJER CASADA PARA EL COMERCIO

1.    Ley 390 del 14 de diciembre de 1940
La ley 390 del 14 de diciembre de 1940, atribuye capacidad a la mujer casada para ejercer el comercio, al derogar el art. 4 del Código de Comercio que exigía el consentimiento del marido para ello.

Art. 1.- Se declara que la mujer mayor de edad, sea soltera o casada, tiene plena capacidad para el ejercicio de todos los derechos y funciones civiles, en iguales condiciones que el hombre.
Las restricciones a la capacidad civil de la mujer, que puedan resultar del hecho del matrimonio, no se derivarán sino de las disposiciones que la ley pueda dictar expresamente en ciertos casos. En consecuencia de lo que se proclama en esta Ley, y sin perjuicio de los otros efectos que implícitamente puedan resultar de la misma, se dictan las siguientes modificaciones.

Art. 4.- Quedan abrogados los artículos 217 al 225, 399, 400, 905, 934 y 1029 del Cód. Civil, y los Arts. 4 y 5 del Código de Comercio. Art. 5.- Bajo todos los regímenes y so pena de nulidad de cualquier cláusula, contraria contenida en el contrato de matrimonio, la mujer casa- da, tiene sobre los productos de su trabajo personal y las economías que de éste provengan, plenos derechos de administración y de disposición. Ella puede hacer uso de esto para adquirir inmuebles o valores inmobiliarios, y puede enajenar los bienes así adquiridos, así como tomar a préstamo sobre los mismos, e hipotecarlos. La validez de los actos hechos por la mujer estarán subordinados solamente a la justificación hecha en un acto de notoriedad, o por cualquier otro medio mencionado en la convención, de que ella ejerce personalmente un trabajo, oficio o profesión distintos del de su esposo, y no quedará comprometido a la responsabilidad de los terceros con quienes ella ha tratado ofreciendo esta justificación.

Art. 6.- Los bienes reservados a la administración de la mujer podrán ser embargados por sus acreedores. También podrán serlo por los acreedores del marido con quienes haya tratado éste en interés de ambos esposos, siempre que de acuerdo con el régimen adoptado, debieren hacer estado, antes de la presente ley, en manos del marido. La prueba de que la deuda ha sido contraída por el esposo en interés de ambos debe ser suministrada por el acreedor. El marido no es responsable, ni sobre los bienes ordinarios de la comunidad, ni sobre los suyos propios, de las deudas y obligaciones contraídas por la mujer cuando no lo han sido en interés común aun cuando ella haya actuado dentro de la capacidad que le confiere la ley.

Art. 7.- En caso de litigio, la mujer podrá, tanto frente a su marido como frente a terceros, establecer por todos los medios legales de prueba, incluso por medio de testigos, pero no por la reputación pública, la consistencia y el origen de los bienes reservados.


2.     Ámbito de la capacidad:
Art. 7.  Las mujeres casadas que ejerzan el comercio públicamente, pueden asimismo comprometer, hipotecar y enajenar sus bienes inmuebles.
Sin embargo, sus bienes dotales, cuando se han casado bajo el régimen dotal, no pueden ser hipotecados ni enajenados, sino en los casos determinados y con las formalidades prescritas por el Código Civil.


OBLIGACIONES DE LOS COMERCIANTES

·         Matricularse en el registro mercantil.
·         Inscribir en el registro mercantil todos los actos, libros y documentos respecto de los cuales exige esa formalidad.
·         Llevar contabilidad regular de sus negocios conforme a las prescripciones legales.
·         Conservar, con arreglo a la ley, la correspondencia y demás documentos relacionados con su negocio o actividades.
·         Denunciar ante el juez competente, la cesación en el pago corriente de sus obligaciones mercantiles.
·         Abstenerse de ejecutar actos de competencia desleal.


CAPACIDAD PARA SER COMERCIANTE, REQUISITOS PARA SER COMERCIANTE, TIPOS DE COMERCIANTES CAPACIDAD PARA SER COMERCIANTE, REQUISITOS PARA SER COMERCIANTE, TIPOS DE COMERCIANTES Reviewed by Unknown on 10/27/2014 Rating: 5